Realización personal

Lectura

Realización personal

¿Qué es lo que deseas en esta vida para tus hijos?

  • ¿Mucho trabajo?
  • ¿Que terminen una carrera profesional?
  • ¿Que se casen?
  • ¿Éxitos? ¿Salud?
  • ¿Por qué deseas eso o aquello para tus hijos?

Quizá porque al final de todo, como padre, lo más deseado es que los hijos sean felices y ahí está el reto. Todos imitamos lo que vemos en nuestros padres, así aprende nuestra mente, emulando; ya sean patrones de conducta, formas de hablar, actitudes e incluso emociones, “hijo de tigre, pintito”. Dentro de todo, también imitamos la manera de ver y vivir la vida.

Si los pequeños y no tan pequeños, ven a sus padres gozar, reír, estar contentos, pacientes, amorosos y tranquilos, su mente en crecimiento considerará que el mundo es un lugar para estar felices. Pero, ¿qué ocurre si ven a los padres estresados todo el tiempo, cansados, tristes, malhumorados?, pensarán que el mundo requiere seres descontentos y ¡eso harán! Por mucho que les des un sermón de los buenos y felices que deben ser, lo más importante es lo que te ven hacer. “Padres felices, hijos felices”… Aunque la frase nos parece lógica y simple, muchas veces en la historia del ser humano, en la simpleza y el sentido común, encontramos las piezas perfectas para armarnos un complejo rompecabezas.

Cuando la familia crece, además de ver por la felicidad de uno, tienes que hacerlo por la de varios; llegará un momento en el que podrías perder perspectiva de lo que tú sientes, quieres, piensas o vives. La felicidad se puede definir con un concepto fisiológico como la producción de endorfinas que actúan en el sistema límbico del cerebro. También se puede definir como la emoción que produce satisfacción. Algunos la refieren como la paz del alma.

Lo realmente importante es:

  • ¿Qué significa para ti tu felicidad?
  • ¿Estás buscando ser feliz?
  • ¿Cómo buscas tu felicidad?
  • ¿Dónde la buscas?...

Si puedes responder estas preguntas con menos de dos palabras para cada una, probablemente te conoces lo suficiente para pensar, sentir y actuar hacia tu propia felicidad, pero ¿cómo afecta mi felicidad o infelicidad a la de mi familia? ¡En el momento que el equilibrio de sí mismo se rompe, lo demás pronto comenzará a colapsar! Si no disfrutas de ti, de tu día a día, tus amigos, tu trabajo, tu cuerpo, menos lo harás con el puré de patatas que tu hijo tiró en la cena, o con tu pareja que necesita ayuda para poner orden en casa.

Por desgracia, las exigencias externas son buen pretexto, pero no la excusa para limitar nuestra búsqueda de felicidad. Tu equilibrio, depende de ti. Esa es una de las ventajas de ser adulto: tener el poder para decidir qué sentir frente al mundo a cada momento.

 

Para reflexionar:

Observa qué te llama la atención de lo que se menciona. ¿Crees que esta información es útil para tu vida cotidiana? ¿de qué forma?

Test (Recurso previo)
(Siguiente recurso) Plan de acción
Regresar a: Realización personal

Comentarios

  • Jaime Alegría juaristi

    Hola, estoy seguro que todos los que somos padres, queremos lo mejor para nuestros hijos.
    Desgraciadamente, no hay un manual que lo traigan o instrucciones que nos diga cómo y qué hacer con nuestros hijos y lo que tenían que hacer nuestros padres con nosotros.
    Lo que sí es seguro es que todo lo que hacemos es por su bién y en su momento es lo mejor que pudimos hacer, bueno o malo.
    Que deseo para mis hijos, darles las mejores herramientas para que en su momento tengan una elección libre en cuanto lo que realicen y lo hagan con SEGURIDAD, asumiendo su RESPONSABILIDAD y aceptando su REALIDAD.
    Pienso que con éstas herramientas, se puede llegar a ser FELICES.

  • Profile photo of diego lopez mendoza

    COMO TODO PADRE LO MAS IMPORTANTE ES REALIZAR A NUESTROS HIJOS FOMENTANDO VALORES POR LO QUE NO HAY MEJOR MANERA DE ENSEÑARLES SINO ES PREDICANDO CON EL EJEMPLO.

Publica una respuesta

Recursos

WordPress Lightbox